*
Inicio > FESTEJOS > Los toreros de moda, Ferrera y de Miranda a hombros en Nimes

Los toreros de moda, Ferrera y de Miranda a hombros en Nimes

Los toreros de moda, Ferrera y de Miranda a hombros en Nimes

8 de junio de 2019/Texto y fotos: Emilio Méndez

GALERÍA DE FOTOS

Antonio Ferrera y David de Miranda, padrino y confirmante, salen a hombros en la corrida ‘monstruo’ de Jandilla que dejó toros bravos. Una oreja paseó Román y con palmas terminó su labor Toñete.

Antonio Ferrera, Román –en sustitución del herido Emilio de Justo-, Toñete y David de Miranda trenzaban el paseíllo, en la tarde de este 8 de junio, en la tercera de la Feria de Pentecostés de Nimes. Se trataba de un festejo “monstruo” en el que se lidiaban toros de Jandilla.

Más que de pie cayó David de Miranda con el primero de la tarde, un animal extraordinario de Jandilla al que saludó con verónicas de buen gusto y remató muy toreramente. Cumplió el animal en el caballo, quitando por delantales Antonio Ferrera. En los medios del ruedo, De Miranda realizó unas caleserinas que emocionaron al tendido. Tras la ceremonia de la confirmación, inició su labor por estatuarios en una faena que fue a más, comenzando por el derecho. Le dio los terrenos y las distancias perfectas al toro. En las bernadinas finales, se llevó una fortísima voltereta, cogiendo al torero el animal por la parte trasera de la chaquetilla. Lo tuvo mucho tiempo zarandeándolo, quedando aparentemente todo sólo en golpes. Se repuso y, sin mirarse, se volvió a poner de nuevo por bernadinas, un estoconazo y dos orejas.

El segundo de Jandilla fue otro toro con gran calidad para Antonio Ferrera. A la verónica lo cuajó con dos adornos muy personales de salida, lo llevó por delantales al caballo, quitando Román por chicuelinas. Muleta en mano, inició faena llevándose a los medios al animal de forma muy torera, dejando tandas de pellizco, en las que cuajó buenos naturales. Más aislados por la derecha, tiró el ayudado para torear por ambos lados sin él. Al final del trasteo, mató recibiendo de forma espectacular suficiente para obtener dos orejas y palmas al toro en el arrastre.

El tercero fue de Vegahermosa, un animal incierto y con mansedumbre al que dejó capotazos de tanteo el valenciano. El animal salió suelto del caballo, mostrando mansedumbre y violencia. Muleta en mano, dejó una faena de raza y disposición Collado. Voluntad en su labor, realizando poncinas en el final de faena. Quiso matar recibiendo en dos ocasiones y en la segunda el toro hizo por él y le dio una aparatosa voltereta. Descabelló y todo quedó en ovación tras aviso.

El cuarto, también de Vegahermosa, fue un toro que cumplió y con el que el joven estuvo entregado muleta en mano, pero sin terminar redondear la faena. Actitud del joven por la derecha, terminando con una estocada en buen sitio. Palmas.

Devuelto fue el quinto, que salió descoordinado. El sobrero, también de Jandilla, también fue incierto de salida. Tras cumplir en el caballo, brindó el animal a Paco Ureña, que estaba presente. A base de oficio y experiencia se fue haciendo poco a poco con él. Faena técnica del extremeño. Mató de una estocada en buen sitio, pero el toro tardó en caer, escuchando dos avisos. Palmas finalmente ante un animal que no fue fácil, que siempre salía derrotando con la cabeza arriba.

Román salió a por todas en el segundo de su lote, un toro de Jandilla al que dejó algunos capotazos de tanteo antes de que el animal cumpliese en el caballo. Posteriormente, De Miranda quitó por tafalleras a un animal que no era fácil, cumpliendo el animal en el caballo. El astado no era fácil y Collado inició faena entre las rayas del tercio, dejando momentos de raza y firmeza. Se la jugó el joven, que se dio un arrimón final antes de matar de una estocada en buen sitio, tardando en caer el toro. Oreja tras dos avisos.

El séptimo de la corrida fue un toro para De Miranda. Fue un animal de Vegahermosa al que le faltó transmisión y calidad. Ya inició su labor de muleta el onubense en los medios con dos péndulos muy quieto, emocionando, para dejar un trasteo luciéndose a diestras. La actitud fue la clave y el deseo de triunfo, pero finalmente, tras las manoletinas, metió la espada en buen sitio. Palmas.

El octavo fue un toro que tuvo calidad, aunque le faltó transmisión. Brindó a Ferrera su labor. Muleta en mano, hizo el esfuerzo y dejó momentos de buen gusto, pero no le alcanzó para cuajar la faena. Palmas para el torero.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Nimes, Francia. Tercera de la Feria de Pentecostés. Corrida de toros. Más de tres cuartos de entrada.

Ocho toros de Jandilla.

Antonio Ferrera, dos orejas y palmas tras dos avisos. 

Román –en sustitución del herido Emilio de Justo-, ovación tras aviso y oreja tras dos avisos. 

David de Miranda, que confirmaba su alternativa, dos orejas y palmas. 

Toñete, palmas y palmas. 

Deja un comentario

Top