Estás aquí
Inicio > FESTEJOS > ESPAÑA > Grande, Ferrera en su encerrona en Madrid

Grande, Ferrera en su encerrona en Madrid

La firmeza con el de Alcurrucén, la inspiración capotera con el de Parladé, la serenidad con Adolfo, la magia con los de Victoriano y la improvisación con el de Garcigrande: tarde de Puerta Grande.

5 de octubre de 2019/Javier Fernández-Caballero / Foto: Luis Sánchez Olmedo

Antonio Ferrera se encerraba con seis toros en Las Ventas tras su gran triunfo en San Isidro. Se lidiaban toros de Alcurrucén, Parladé, Adolfo Martín, Victoriano del Río (4º y 6º) y Domingo Hernández.

“Antequerano” de Alcurrucén abrió la tarde, animal al que lanceó a la antigua Antonio Ferrera. Torerísimo en el quite y en la forma en la que picó al toro, ya que hizo mover al caballo por los tendidos de sombra para poder picar bien al remiso animal. A menos y orientándose fue el animal del encaste Núñez, que no le permitió más que dos series a un Ferrera que pronto se fue a por el acero. Silenciado tras estoquearlo.

Alto como él solo era el segundo del festejo, con que Antonio Ferrera puso de acuerdo al tendido ya en el quite para sacarlo del caballo, lleno de variedad y de momentos geniales. Bien José Antonio Carretero en el tercio de banderillas, torerísimos ambos pares. Cantó Madrid la forma con la que Ferrera alargó el viaje al animal, realizando sin ayuda la faena y tirando de naturalidad en todos y cada uno de los compases en interpretados por Antonio. En terrenos más cortos, se metió entre los pitones el extremeño. La nobleza y fijeza del animal fueron las notas predominantes aprovechadas también por Ferrera en un final de faena que llegó con muchísima fuerza a los tendidos de sombra, especialmente en el airoso remate. Espada en mano, pinchó un premio seguro.

De 502 kilos era el tercero de la tarde, con el hierro de Adolfo Martín, animal serio y muy en el tipo de la casa. Sorprendió a todos Antonio Ferrera cuando, tras el tercio de varas, dio órdenes de que todo el mundo se tapase porque Raúl Ramírez iba a interpretar el salto de la garrocha… y así lo hizo: tras una primera intentona en la que no pudo por el viaje corto del animal, lo consiguió a la segunda, aunque tuvo que salir prácticamente por un costado porque se revolvía enseguida el astado. Pero si vibrante fue ese salto, no menos lo fueron los pares de banderillas de Javier Valdeoro y Fernando Sánchez… ¡qué forma de exponer! Se vino muy a menos el astado cuando Ferrera tomó la muleta, y se quedó prácticamente sin viaje el toro. Silenciado tras estoquearlo.

Derribó el cuarto de Victoriano del Río a Pedro Prieto, un animal que tampoco terminó de entregarse en los primeros tercios pero al que dejó dos series iniciales al natural –por la derecha y por la izquierda- que llegaron con fuerza arriba, especialmente por el trazo de mano baja de algunos de sus muletazos. Pellizco, estética y pleno gusto en el trazo en el que llevó al astado, pero la posición defectuosa final de la estocada recibiendo hizo que tardase en caer y tuviese que usar el descabello Ferrera. Ovación del tendido.

Encastado fue el quinto de Domingo Hernández, un animal serísimo -el más de todo el festejo- al que comenzó de forma torera y al hilo de tablas su labor el extremeño. Una tanda de plena ligazón y compás llegó con fuerza al corazón de Madrid, que captó pronto la inspiración del diestro para con este animal. Finalmente, mató de estocada y paseó una oreja al conjunto de la tarde hasta ese momento.

Variadísimo de capote el extremeño, que incluso tras el tercio de banderillas ejecutado por su cuadrilla, él mismo puso un par al quiebro llenando la escena y llevándose a un tendido que se puso en pie. Derrochó clase el animal, a pesar de que se quería ir. Hubo momentos de toreo de mano bajísima al natural, llenando de categoría y plena plasticidad su faena al animal que se fue buscando las tablas. Mató de media estocada que fue suficiente para que se echase el toro tras dos descabellos y pasear una nueva oreja para salir en volandas.

FICHA DEL FESTEJO

Plaza de toros de Las Ventas. Quinta de la Feria de Otoño –fuera de abono-. Corrida de toros. Más de tres cuartos de entrada. 18.797 espectadores.

Toros de Alcurrucén, Parladé, Adolfo Martín, Victoriano del Río (4º y 6º) y Domingo Hernández.

Top